viernes, 5 de septiembre de 2014

Mi primer 21K: el click final

.
SILUETAS, BESOS, AMORES...

Por la ventana se veían los contornos de los edificios. Un recorte perfecto; siluetas de cemento todavía a oscuras. El lunes estaba aún sin luz natural a pesar de las 7 de la mañana que se cernían sobre el reloj. Casi un tercio del día había transcurrido, pero la ciudad todavía bostezaba.

El invierno en Buenos Aires es frío y húmedo. Darle la espalda al Río de la Plata, o en todo caso mirarlo de frente, tiene su precio en el termómetro. El sol se toma su tiempo para salir a escena, como si el ruido de las autopistas lo espantara y le hiciera extrañar la gentileza de algún tango sonando en Caminito, justo ahí por donde aparece cada mañana, al pie del Río, por donde la Vuelta de Rocha se da un beso con Avellaneda y su luna.

Sí; el sol ilumina Caminito, La Boca, San Telmo...y va cubriendo de amarillo en segundos cada rincón de Buenos Aires como una gota de tinta que se dispersa... eso si la niebla no ha tomado antes por asalto estas calles agitadas, de asfalto o adoquín añejo.

En eso pensaba esa mañana de Julio que me atrapó frente al monitor de la computadora. Era temprano pero ya estaba trabajando, y claro..."trabajando".
No había un diario digital en el monitor esa vez, no había un frenético F5 buscando noticias de último momento, no había un zapping caótico de canales informativos... pero sí se leía a todo tamaño; "21K de la Ciudad de Buenos Aires. INSCRIPCIONES".

En el mismo monitor se reflejaron durante cinco minutos mis ojos dilatados por el "pánico escénico".
Nunca en mi vida había corrido tanto. Qué estoy haciendo?... yo, ese tipo que "apenas" llegó a correr 10 kilómetros, que ha entrenado a lo sumo 13, 14... Cómo se me ocurre soñar con una media maratón cuando faltan sólo dos meses?... Cómo es que considero siquiera la posibilidad de poder lograrlo?... Cómo puede ser que...?, Cómo puede ser que ya me haya anotado?, en qué momento acabo de hacerlo?... acabo.. de... hacerlo...

Había completado mis datos, el corazón me latía fuerte mientras lo hacía. Llegar a la parte de "Contacto de emergencia" me hizo correr un escalofrío por la espalda. Mmmhh... a quién pongo?... a cuál de mis personas más cercanas le afectaría menos ir a verme al hospital?, pensaba tragicómicamente...
Cuando los campos estuvieron completos, respiré profundo. Acepto términos y condiciones. Confirmar inscripción. Enter. Estoy loco.


Creo que si mi cabeza no hubiese detectado nervios, miedo y adrenalina, no lo hubiese hecho. No me hubiese inscripto. Pero esa maldita-bendita necesidad de desafiarme, otra vez me había hecho meter en un hermoso problema.


Una postal de aquel 21 de Septiembre de 2008
 

YO SOY AQUEL

Ya conté sobre mi primer 10K en un relato anterior. Habían pasado dos años de eso. Dos años de "corredor golondrina", de ir y venir, de correr por tres meses, dejar cinco y volver... acorde a mi necesidad. En ese par de años después de mi primer 10K había corrido bastante rusticamente algo así como 6 o 7 carreras, pero la mayoria en los ultimos meses... el 2008 empezaba a encontrarme cada vez más entusiasmado con "eso de correr"...

No sabía nada de nada; no sabía de zapatillas, ni de técnica, ni de ritmos, de hidratación, elongación o rutinas. No tenía idea de braceo, de pasadas, fondos o geles. No sabía en donde quedaba el "sóleo", ni el tensor de la fascia lata ni qué era el periostio... No sabía quien demonios era Haile Gebrselassie ni Paula Radcliffe (si tampoco lo sabes, no pasa nada, sólo soy un poco obsesivo).

No imaginaba que iba a estar escribiendo este blog, filmando videos, viajando a New York, tatuándome un leopardo en la pierna, dando "recomendaciones" a otros corredores o toda esta locura... ese era yo, hace cuatro años.

Sólo sabía que correr me daba mucho placer. Que habían carreras que encontraba de casualidad en algún afiche callejero, que "entrenando" un poco estaba listo... y no salía nada mal...sólo me ponía esas zapatillas duras que compraba "porque son lindas", me ponía una remera que parecia conveniente y ya...

Pero correr 21K... era una locura.


SEPTIEMBRE

Quedaban dos meses y no sabía si iba a llegar. Y eso me mantuvo vivo. Vivo y alerta.
Hacía poco me había mudado y extrañaba mi querido Parque Centenario, con sus veredas rotas y las viejas de los gatos. No estaba ni cerca de tener un Garmin que midiera distancias de entrenamiento, ritmos, pulsaciones ni nada de eso.. apenas un cronómetro común y un cálculo casero... por eso digo que "creo" que corría 3-4 veces por semana con un volumen máximo de 14 kilómetros... en esos dos meses llegué a 16, "y que sea lo que Dios quiera".

Claro que tampoco entrenaba en un equipo, no tenía profesores, no tenía plan de entrenamiento, no tenía fundamentos técnicos... ni siquiera sabía que existían muchas de esas cosas. Yo sólo salía a correr instintivamente.
Estaba un tanto "desprovisto". Tenía el arrojo de los que no tienen  real dimensión de dónde se están metiendo. Tenía pocas cosas...pero tenía coraje y ganas. Y eso es justo lo que no puede faltar.


LA EXPO

Recuerdo haber llegado a la expo donde se entragaban los kits. Habían pasado los dos meses, y te diré que es lo que sentí.

Que estaba solo en esto. Que estaba por intentar algo que nunca había hecho. No sabía que sabía poco del tema. Tenía miedo de no llegar. Que no sabía qué le pasaría a mi cuerpo corriendo semejante distancia.

Que nunca había corrido tanto en la vida "de una sola vez". Que había mucha gente que sabía más que yo y que empezaba a tener más miedo por ver el respeto que le tenían a la distancia.

Que a medida que se acercaba el día no podía dormir bien. Que hablaba todo el tiempo de mis 21K con gente que me miraba y poco parecía importarle, pero que necesitaba hacerlo para descomprimirme.
El no tener un equipo en ese entonces, me llevaba a hablarlo con cualquier persona... y me tenian que aguantar.

Empecé a buscar con cuidado en internet. Sitios que parecieran "serios". Alimentación, recomendaciones, entrenamientos.. no encontré videos motivacionales y eso es algo que noté y parece que quedó registrado en mi subconciente...y quedó "incubando".

Cuando llegué a la expo había un stand de un grupo de entrenamiento de la marca sponsor... proyectaban un video de gente entrenando... me apreció fabuloso. Pregunté el precio, los horarios... no era caro. Pero me pareció que me daría mucha vergüenza, yo novato, presentarme con esas "bestias" que aparecían en los videos...Incluso cuando salía a correr con mis remeras de 10K, me sentía un ñoño cuando me cruzaba con alguno que llevaba estampada una con un 21K y pensaba; "este animal ha corrido una del doble de distancia que yo... que looser soy"... lo pienso hoy y me rio de mí mismo y de mis inseguridades.

Hoy me da mucha emoción cuando los "nuevos" me dicen eso mismo... pensar que yo razonaba del mismo modo, me dan muchas ganas de alentarlos y hacerles saber que son grandes y capaces aunque ellos ya lo sepan...
De todas maneras no fue en ese momento en que empecé a ir a un grupo. Deberían pasar unos meses más... pero otra cosa más quedó incubando en mi cabeza...ya eran dos.

Retiré mi remera. Hermosa. Color anaranjado que aún conservo y que considero tan especial. Muy linda ella. Veía esas zapatillas sofisticadas, esa ropa "rara" (se llama "ropa técnica", hijo... "ropa técnica").

Ya no había vuelta atrás... el miedo se empezó a transformar en adrenalina... faltaban 48 horas. En realidad menos... de viernes a la tarde al domingo a la mañana, el perverso reloj gozaba viendo mi mirada furtiva cada 30 minutos sobre sí.

Ultimas horas. Había leido por ahí que había que comer pastas, frutas, tomar más líquido que lo habitual desde un par de dias antes... y ahí estaba yo; entre spaghettis, bananas y bebidas isotónicas.
La noche anterior me persigné. Entregué la situación. Ya era hora de enfrentar el desafio.

Podré dormir?... podré lograr dessszzzzz..?
Sí. Dormí.

Foto oficial: Gorra negra, "riñonera" cronómetro simple y la tirita en la nariz. Km 15


DOMINGO 21 DE SEPTIEMBRE. 2008

Había mucha nubosidad. No sabía eso en ese momento, pero es algo bueno para correr.
La largada estaba en la histórica Plaza de Mayo de Buenos Aires. Frente a la Casa de Gobierno, a la Catedral Metropolitana y demás...

Se ve que no tenía dimensión de verdad acerca del evento. Llegué sin mucha anticipación. Dos cuadras antes empecé a ver la marea humana de miles de remeras anaranjadas atiborradas en Diagonal Norte.... "Carajo.. tanta gente?". Tardé 5 minutos en cruzar la alfombra, por lo menos eso bajó mi ansiedad.

Vean al "nuevo". Las zapatillas eran cada vez más adecuadas para no lastimarme ni lesionarme. Empezaban a ser más "eficientes" que "lindas". Me puse una gorra negra que aún conservo también. Y de lo que hoy me rio; nos habían dado en la expo de esas tiritas para "respirar mejor" de cuya real utilidad hoy dudo.
Pero bueno... me la puse sobre el tabique nasal según instrucciones... parecía "más atleta".. quién sabe.

Recuerdo que había leido algo de unos geles y no se cuánto... "geles"?... para qué, de qué son?... no, no... por las dudas, no (algo más quedaba incubando en mi cabeza)... y decidí la hilarante idea de llevar una banana "para el recorrido". Lo hilarante no es tanto la banana, si no, dónde llevarla... y encontré la solución en una riñonera (o "banano" como le dicen en otros paises de Sudamérica).

Tenía algunas premisas además de miedo; correr tranquilo para llegar. Saber que si llegaba bien al kilómetro 17, iba a poder lograr terminarla. Nota mental; pasado el kilómetro 16, comerme la banana.


Y TODO FLUYÓ

Me sorpendí corriendo feliz, cómodo, suave... ví que más allá de las apariencias, había mucha gente que corría más lento que yo, me animaba pensar que aquel que parecía un espartano feroz, se quedaba muy detrás mio. Esa odiosa comparación me hacía ganar confianza en mí. Uno aprende con los años que es mejor ser liviano y menudo para correr distancias largas.

Y corrí...y corrí y fui feliz. Recuerdo que estaba lleno, pero lleno de brasileños. Como 1.500 supe después. Era un clásico, supe después.
Nunca miré el reloj porque tampoco tenía idea de calcular ritmos y eso...Cuando llegué al kilómetro 15, pensé en la banana. Creo que había visto demasiado "Popeye el marino" de chico, que creía que la banana sería como la espinaca; que me daría inmediatamente un envión. Uno aprende después que el organismo tarda más de lo que uno piensa en procesar los beneficios de la noble banana, pero psicologicamente era eso; un envión.

Asi que en el kilómetro 16, me comí la banana como quien recarga combustible. Otra premisa que tenía en mente; si paso el kilometro 17 con resto físico, acelero la marcha apenas llegue al 18.
Y llegué excelente. Empezaba a invadirme cierta euforia que fue creciendo, como cuando el sol tiñe de amarillo la mañana, sin prisa pero sin pausa. Y es que el sol ya había salido. Y mi sonrisa también.



KM 18
 
"Solo faltan tres", pensé y me sentía tan bien, que empecé a apurar el paso y a pasar a muchos corredores que ya no daban más. Hoy sería divertido saber los ritmos que puse en eso ultimos 3 kms de carrera, especialmente en el último. La prueba terminaba en la misma Plaza de Mayo.

Y por ahí llegué yo, cada paso que hacía era una cachetada de euforia y endorfina.

Dios mio, lo estaba logrando.
Dios mio, el loco, el inconciente, el miedoso, el mal entrenado, el nuevo... lo estaba logrando.
Dios mio... no sabía hasta ahí de cuánto era capaz.

Y los ultimos metros estallé en una sonrisa increible, luminosa, interminable, estallé en euforia, en alegría, en emoción... empezaba a entender que correr no era solo correr, empezaba a darme cuenta de que correr es un estado mental, un puente hacia la felicidad... un camino de aprendizaje, de saber que uno puede más de lo que cree...

Ahí estaba ese loco, terminando por primera vez en su vida, de correr tanto de una sola vez.

Levanté las manos, "el puño en alto", no me importaba nada ya.
Era el Rey del mundo junto a esas decenas que llegaban conmigo.

Todavia lloro cuando recuerdo aquello, como ahora lo estoy haciendo.

Crucé la linea, grité, aplaudí, me emocioné... y fui a retirar mi medalla. Esa que sin saber, me había ganado durante muchos meses de entusiasmo y preparación.

Algo estaba creciendo en mí. Mi corazón latía fuerte, pero no sólo por correr... la felicidad no cabía en mi cuerpo... me estaba enamorando de correr. Y el amor era correspondido.


Foto oficial: Ultimos metros, llegando a la meta en Plaza de Mayo, con enorme sonrisa


RÉQUIEM PARA UN MIEDO

Correr una carrera hace que, en cada paso que das, le des un pisotón a tus miedos.
Correr es desafiarse de manera permanente. Tirarse a un circo lleno de leones hambrientos para ir domándolos de a uno.


Pero... por qué elegí hablar de mi experiencia, si quien corre su primer 21K sos vos?.
Por qué llegaste hasta acá leyendo?.
Yo sé por qué.

Porque vos y yo estamos hermanados aún sin conocernos.
Porque aquellos miedos mios hoy tal vez te pertenezcan, o tal vez dibujes la sonrisa cómplice de saber que pasamos por lo mismo.

Si es tu primera vez, disfrutala lentamente, suave, sin prisa pero sin pausa.
Enamorate de tu poder, de tu fuerza, de tu belleza humana.
Te aseguro que vas a lograrlo. No habrá fantasmas que te venzan si en tu corazón llevas la victoria.

Desde ahora imaginalo, visualizá tu llegada.
Lo estás haciendo?.. qué esperás?... Hacelo!
Allá ves el arco... hay mucha gente aplaudiendote. Te esperan más allá de la llegada. Cada vez los gritos suenan más fuertes, sincronizando volumen con los latidos de tu corazón, que se sale de tu pecho de lo feliz que está.

Cómo vas a festejar tu pequeña epopeya?... vas a levantar los brazos?, vas a abrazarte con alguien?, vas a mirar al cielo?, vas a pensar en alguien?... Quiero que lo imagines ahora, que desees llegar feliz, que te llenes de energía.

NADA es más fuerte que tu corazón y tu mente trabajando juntos. Nada más simbólico que cruzar una meta, que es como atravesar miedos y dejarlos atrás.

Nunca te olvides que la victoria está en el corazón.


MISMAS SILUETAS, MISMOS BESOS, NUEVOS AMORES...

Por la ventana se veían los contornos de los edificios. Un recorte perfecto; siluetas de cemento que ya no estaban a oscuras. El lunes estaba luminoso y brillante. Las 7 de la mañana se cernían sobre el reloj. Casi un tercio del día había transcurrido, pero la ciudad todavía bostezaba.

La primavera en Buenos Aires es gentil. El sol sale a escena cuando aún estamos en casa despertándonos, y justo ahí por donde aparece cada mañana, al pie del Río, por donde la Vuelta de Rocha se da un beso con Avellaneda y su luna.

Sí; el sol ilumina Caminito, La Boca, San Telmo...y va cubriendo de amarillo en segundos cada rincón de Buenos Aires como una gota de tinta que se dispersa... y la niebla en primavera, está prófuga y sin pedido de captura.

En eso pensaba esa mañana de Septiembre que me atrapó frente al monitor de la computadora.
Era temprano pero ya estaba trabajando, y claro..."trabajando".
No había un diario digital en el monitor esa vez, no había un frenético F5 buscando noticias de último momento, no había un zapping caótico de canales informativos... pero sí se veía a todo tamaño una foto mía sonriendo y cruzando una meta; "21K de la Ciudad de Buenos Aires. LO LOGRASTE".

Habían pasado 2 meses de aquella mañana de miedos y dudas.  De ese ENTER "inconciente".

Un nuevo ser iba naciendo dentro mío. Me sentía fuerte, poderoso y feliz... Había sido el click final para un nuevo inicio...y de tantas cosas que empezaron a incubarse dentro mío, empecé a soñar con mi primera maratón. 


Hoy guardo de recuerdo la remera, la medalla y hasta la caja del kit.


GRACIAS POR VENIR

Twitter: @luchorunner

.


.

27 comentarios:

  1. Hola! Soy una de "los nuevos", voy a correr mi primer 21k dentro de 3 semanas e este tu post mi gusto mucho. Todos tus miedos, dudas... todo eso me ocurre ahora. Pero espero terminar con una sonrisa. :)

    ResponderEliminar
  2. Claroi que vas a terminarlo! :D EXITOS!... al miedo lo tenemos todos...

    ResponderEliminar
  3. Hola Lucho, te comento que te he "conocido" hace un tiempo a traves de un video de you tube sobre las motivaciones del corredor popular, me encantó tu mensaje y lo recomendé a varios conocidos.
    Te cuento que este post me vino justo porque mañana corro mi primer media maraton en Concordia - Entre Rios (mi ciudad)y si bien tengo unos cuantos de los conocimientos de los que hablabas (me intereso mucho por textos sobre alimentacion, entrenamienamiento etc)practicamente me encuentro en la misma situacion que vos en ese momento, con salidas de no mas de 14 o 15 kms, por lo cual imagino sufriré bastante los ultimos 4 o 5 kms pero creo que me va a dar para llegar bien.
    Bueno Lucho, ya mando a favoritos tu blog y sabes que sos un fiel representante de todos aquellos que corremos por gusto y aunque nunca le vamos a ganar a nadie sentimos que ya ganamos ante cada meta traspasada.
    Saludos desde Concordia, Entre Rios.

    ResponderEliminar
  4. Hola Federico!... que bueno!... espero que hayas disfrutado tu 21K, espero que me cuentes... un gusto poder ser util para vos y para quien lo considere. Te mando un abrazo enorme hasta Concordia!

    ResponderEliminar
  5. Que bonito post, me trajo buenos recuerdos de mi 1ra 21k, este 19 de mayo corro la 2da :)

    ResponderEliminar
  6. Simplemente gran experiencia, en cambio yo estoy proximo a vivir la mia, claro que con un poco mas de preparacion y cociencia.

    Me hubiese gustado mucho conocerte la ocacion que entrenanste en Guauaquil con mi team, pero por trabajo no pude ir.

    La vida y el run se disfrutan por igual.
    Jared Rauschenberg M.

    ResponderEliminar
  7. Lucho muy bueno el blog, cuando corres la media maratón utilizas glucotem o algún gel o te alcanza solo con tus reservas?
    Desde ya muchas gracias!

    ResponderEliminar
  8. Hermoso post Lucho, como siempre Gracias y Felicitaciones, a mi me pasa los mismo desde el primer 5k que corrí y me imagino va a ser eso y potenciado para cuando llegue a uno de 21, pero voy a llegar!!
    Mirá vos que grande sos y ya los maratones que corriste y pienso casi todos empezamos igual y al principio nos costó, dolió y "sentimos" mas o menos lo mismo, pero está comprobado que con perseverancia, Se llega!!
    Abrazo Luchin
    Leo (San Lorenzo)

    ResponderEliminar
  9. Genial haberte encontrado. Recién en septiembre voy a correr mis primeros 21km. Sé que tengo tiempo de entrenarme y disfrutar mucho hasta ese entonces. Y ya estoy ansiosa, contenta. Gracias por compartir tu experiencia :o)

    ResponderEliminar
  10. Genial que escribas, Julieta... dale para adelante y éxitos!!

    ResponderEliminar
  11. Que loco que todavia tenes la caja. Recuerdo que le pedi a mi esposa que me retire el kit y que se acordo de varios de mis parientes porque esa caja era bastante molesta para acarrear, te la daban en la mano, sin una bolsa ni nada y asi se vino hasta casa. Si, fue una linda carrera con una largada que no se repitió nunca mas.

    ResponderEliminar
  12. Muy bueno, y gracias mas que motivador para mis promeros 21 k que seran en septiembre, simplemente gracias !!!

    ResponderEliminar
  13. Lucho querido, que sin conocerte te considero amigo, viejo el 1/9/2013 voy a correr mi PRIMERA MEDIA!!!! Si será en Lima, Perú, soy un cordobés que vivo acá hace 3 años y acá me enamoré de esto del Running, espero y ansió el momento de la llegada a la meta, con la compañía de mi mujer que me acompañó en las 3 carreras que llevo corridas (5K, 10K y 15K), tus palabras y el relato reflejan exactamente lo mismo que me pasa a mí, espero poder terminar con esa gran sonrisa en mi boca. Abrazo grande!!!!

    ResponderEliminar
  14. hermoso relato , excelente todas la descripcion , de las sensaciones la montaña rusa de emociones , correr es la unica droga que te hace bien y como todas una vez que probas queres mas y mas ....

    ResponderEliminar
  15. hola sabes que estoy haciendo lo mismo que comentas vos que hiciste ante tus primeros 21k, hoy busque en la web alimentacion previa a una media maraton jejejeje La verdad me encanto tu relato. Este septiembre es mi primera media maraton. La verdad faltan 19 dias y tengo cosquillas en la panza! Agradezco haber llegado a este blog me da animo Gracias!!! Tengo fe que voy a llegar!
    Saludos Leo

    ResponderEliminar
  16. Gracias por escribir este blog, parecen sacadas de nuestro pensamiento, nuestras ideas a diario, el dia de ayer cumpli mi primera media maratón aquí en Lima en la RPP 21k 13.10.13 y al llegar a la meta a las 2 horas exactas senti paz interior y es delicioso ese descanso posterior que uno se toma despues de llegar a la meta en el gras con otros runners que no dejamos de hablar de la carrera como si no hubiese otra cosa en el mundo mas que trotar y correr..

    ResponderEliminar
  17. No se como llegue a tu blog pero me alegra haberlo hecho...Gracias por tus consejos..me emocione tanto leer todo tu relato q tengo los ojos aguados...en dos meses corro mis primeros 21k...todo lo q describiste lo siento ahora....y claro q voy a llegar..aunq sea a paso lentito,,pero voy a llegar!!!! muchas gracias x ser complice de esta hermosa aventura...

    ResponderEliminar
  18. Hola Vivi, te aseguro que sin conocerte, me pone feliz este momento tuyo.

    Adelante. SIEMPRE!!.

    Muchos besos y éxitos para tus 21!!!

    ResponderEliminar
  19. Hola Luchooo!!!!! como estas, un genio la verdad me encanto haber leído esta nota me sentí muy identificada en varias partes de tu relato se me han caído lagrimas de alegría emoción todo, no se nosotros los corredores nos entendemos, o no? me encanta el programa LocosxCorrer los escucho todos los Lunes! sisi soy yo la loca q ls manda saludos siempre (bueno entre otr@s tantos jaja) @yamila990
    Me hubiese encantado poder compartir los hermosos 21k de mañana domingo 7/9 con todos ustedes pero lamentablemente tuve q darme de baja por lesión eso me pasa por entrenar sola y no tener bien en claro muchas cosas? jajajja pero no pierdo las esperanzas no me doy por vencida (como lo mencionaste varias veces) asique voy por mas, vamos por mas, por eso la mejor para mañana a disfrutarla, gritarla, llorarla de emoción y todas esas cosas lindas que se nos cruzan por la cabeza a medida q vamos cruzando esa alfombra ese arco ese todo!!!! me emocioné!!!! te mando un beso y abrazo enorme espero cruzarte alguna vez por las pistas con muchos locos mas!!
    Buena llegada!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!
    Besos.
    Yamila

    ResponderEliminar
  20. increíble, llore desde el comienzo hasta el final, explicitas palabras que me llegaron, corro el 19 de este mes y solo entrene 20 días, me ayudaste a mentalizarme que VOY A LLEGAR!!!!, son mis primeros 21k...graciassssss

    ResponderEliminar
  21. Se me llegaron a caer lagrimas con tu relato. .. en un mes mas seran mis primeros 21K. Y me siento feliz de ser parte de esta familia. Volvi a correr hace 4 meses, después de años de llevar una vida sedentaria.
    Gracias por tu gran aporte.
    Saludos.

    ResponderEliminar
  22. realmente me emocione, muy lindo lo que escribiste porque creo que logras poner en palabras lo que nos sucede a muchos,

    ResponderEliminar
  23. Guaaaaa lo que acabo de llorar mamita querida!
    Te seguré leyendo y preparando mis primeros 21 k...visualicé todo. Gracias por el tiempo!

    ResponderEliminar
  24. Tu descripción ha llegado a mi corazón, casi pude vivir y sentir lo que describías, me llegó hasta el alma. En tres semanas será mi primer 21 km, tengo mucha ilusión y miedo a eso desconocido, pero como en el amor, quiero experimentarlo, quiero saber qué se siente. El amor al correr se lo debo a mi abuelito, el me enseño que correr no es sólo acumular kilómetros, es entrar en un estado de felicidad siendo tu mismos y disfrutando de toda la naturaleza.

    GRACIAS POR COMPARTIR TU EXPERIENCIA.

    Yinha M. T.

    ResponderEliminar
  25. Mi más sincera enhorabuena...! me has hecho llorar de emoción al imaginar que en poco tiempo estaré viviendo lo que tú has vivido...lo has contado muy bien ...

    ResponderEliminar
  26. Gracias por el mensaje, estaba muy nerviosa por que en dos semanas corro mis primeros 21k, al leer tu post me identifique mucho con las sensaciones y pensamentos que tenias en ese momento y te agradezco por el mensaje de confianza que nos das a los que recien arrancamos en una distancia tan demandante. Saludos y me hizo mucho bien leerte

    ResponderEliminar