domingo, 30 de junio de 2013

La maratón no se mancha


Que esta siga siendo la esencia de correr

Nunca pensé en tener que escribir sobre algo así. 

Hoy en la maratón de Rosario, un grupo de delincuentes, que dicen ser "hinchas del fútbol", agredieron a corredores que participaban de la competencia. Barrabravas de Newell's Old Boys que volvían de la superfinal desde la provincia de Mendoza en varios micros.

Esos mismos que se alteraron porque la masa generaba demora en el paso de los vehículos. Fue en el kilómetro 6, en la zona de Parque Independencia, cuando las piernas recién empiezan a entrar en calor.

Primero pensar en los controles de tránsito y de la falta de previsión. Después pensar en lo que subyace.

Son esos, que no tienen idea de lo que significa la pureza del deporte, porque seguramente, nunca siquiera intentaron practicarlo.

Son esos, que no saben de la nobleza que lleva en su corazón una persona que corre una maratón, que se ha preparado por meses de manera sacrificada, que ha dejado de lado compromisos, problemas, horas junto a la familia, y todo para cumplir un sueño.
Tampoco saben de lo duro que es llegar al muro de los 30, ni de calambres, lesiones, frustraciones y ansiedad.
Son tipos que nunca llevarán una medalla en su pecho por haber completado unos 42 kilómetros inolvidables, ni mucho menos sentir una medalla de fuego en el pecho, que se gana cuando se cruza una meta de cualquier carrera, sin importar la distancia, ni el tiempo que se ha demorado.

No entienden nada. No saben quien es Stella Maris del Papa, a quien le pegaron un piedrazo en la pierna. A ella, la primer mujer que corrió una maratón en territorio argentino y que completó, a pesar del piedrazo, su maratón número 60.
No saben de mi amigo Cristian, que todas las mañana se levanta a las 5 de la mañana para poder entrenar antes de ir al trabajo. No saben de su esposa y de su hijita Lola, que lo esperaron en la llegada para abrazarlo una vez más.
No saben de la gente que corrió como una promesa, no saben de la colecta de golosinas para nenes con la que colaboraron todos los corredores. No saben de las miradas al cielo en la llegada, dedicando cada paso a los amores que nos miran desde el cielo.

Es que no saben sobre nada que tenga que ver con nobleza, con respeto, con buena fe.

Nunca sabrán de la gloria que sí le dieron a  nuestra bandera tipos como Juan Zabala, medalla de oro olímpica en la maratón de 1932, y que nació en Rosario igual que muchos de ellos.
Nunca sabrán de Delfo Cabrera, que también nació en Santa Fé y que en su primera maratón también nos regaló un oro olímpico. Ni del correntino Gorno, que en el 52 ganó la medalla de plata en maratón también, haciéndole pegar un flor de cagazo al mismísimo Emil Zátopek. Ese mismo Gorno, que murió en un asalto, perpetrado por delincuentes iguales que ellos.

Y no me vengan con la pobreza... "Zabalita" se crió huérfano en un orfanato y reformatorio para pibes. Delfo laburaba en el campo con su familia para poder comer, después de volver a su casa de la escuela... corriendo, claro, porque no había un micro pago para él. Pero la nobleza, cuando uno es adulto, es una opción.

Pero.. qué saben estos delincuentes?... no saben y nunca lo van a saber, porque simplemente no les importa saber. Ni de nobleza, ni de deporte, ni de sacrificio, ni de nada que tenga que ver con la esencia del deporte. De nada que tenga que ver con la honradez.

Van por el aguante, van por la falopa, van por la reventa de entradas, por la guita que les ponen quienes los apañan y los usan como fuerzas de choque o lo que sea.
Son esos que viajan a los mundiales gratis, mientras nosotros lo vemos por TV habiendo trabajado todo el año, obviamente.
Son los que suspenden partidos desde un para avalanchas, son los que se balean a la salida, los que matan, los que roban, los que te cobran para "cuidarte" el auto, son los que copan actos políticos, los que le revolean sillazos a Cantero, el Presidente de Independiente y se cagan en nosotros, los que vivimos el deporte como una pasión o como un sano entretenimiento.

Qué saben?... si lo único que les importa es ser bancados desde un atril en pos de una supuesta "pasión futbolera", y financiados desde los más elegantes escritorios, en los que hay que besar anillos.
Son ellos, la cara que muestra un espejo donde se mira la dirigencia de más alto nivel, y no sólo la deportiva.

Esos mismos son los que hoy agredieron a corredores que fueron a vivir una fiesta.

No los dejemos pasar.

Que no se metan en todo, BASTA de esto. Hay que parar con esta basura de algún modo.
Los que vamos a la cancha, los que corremos una maratón, los que trabajamos todos los días de verdad.
Cuidemos este espacio nuestro que es uno de los que no está contaminado de toda esta porquería.

Amigos de otros países me preguntan, no entienden... y no sé cómo explicárselo. Tratar de que entiendan el clima de crispación, de intolerancia, de bancar a delincuentes, de que las fuerzas de seguridad no puedan hacer nada serio, o porque están en el mismo curro algunos o porque las puertas de las cárceles son calesitas avaladas desde algún escritorio. Donde el "siga siga" es la referencia, en un país donde matan a un hincha, pero "el show debe continuar"... y sigue la fecha. Total, "todo pasa"...
Lo que pasó hoy no llegó a ser grave, de suerte.

Y si hoy se levantaran de sus tumbas de la gloria, Delfo, Zabalita, Gorno y otros tantos, correrían a estos chorros para cagarlos a patadas en el culo. Si hasta el negro Bikila los correría descalzo para darles...

De todos modos, lamentablemente "de todos modos" (porque no debería haber condicionantes) Stella Maris cumplió sus 60 maratones. Mi amigo Cristian abrazó a su hijita Lola, Luis corrió recordando a su mamá que lo mira desde el cielo, y cientos de abrazos y lágrimas de alegría inundaron hoy Rosario, a pesar de la cochinada...

Pero acá estamos. Nosotros en nuestras casas y ellos en su lodo, riéndose de la anécdota.
Y me acuerdo lo que decía mi abuela... "La culpa no es del chancho, si no del que le da de comer".

Que la maratón no se manche.


Lucho Runner (en el mundo del running).

Luciano Mayorga. Maratonista. Periodista y argentino sin afiliación política y "buena leche". Con ganas de un país mejor. 

Twitter: @LuchoRunner



Caro Rossi en C5N recomendando la nota. Gracias, Caro.





RESULTADOS COMPLETOS Y MÁS DATA SOBRE LA MARATÓN:

http://luchorunner.blogspot.com.ar/2013/06/maraton-de-rosario-2013-resultados.html

.

13 comentarios:

  1. Me toco presenciar el momento fue muy tenso. no sabíamos si solo le iban a romper la remera de central a si lo iban a linchar... escuchar los tiros de la policía hizo crear mucho miedo, nos saco de la concentración de carrera cuando y recién la estábamos iniciando, por suerte el corredor agredido pudo continuar sin problema alguno (físico)... Repudiamos esto desde lo mas profundo de nuestro ser. El atletismo debe verse como una fiesta! en la cual no queremos incidentes!! solo queremos llantos y gritos de ALEGRÍA.
    Esta fue mi primer Maratón y voy tratar de olvidarme esto para que no opaque mi medalla!!
    Un abrazo para todos los corredores!!

    ResponderEliminar
  2. Un abrazo, Agustín. Que nada manche tu momento felíz. esto fué (espero) una excepción. Y todos podemos acabar con esto.

    ResponderEliminar
  3. Ya veo que tontos los hay en todos lados, tristemente. Un saludico.

    ResponderEliminar
  4. HAY QUE TERMINAR CON EL FUTBOL ES LA UNICA MANERA DE TERMINAR CON LOS DELINCUENTES BARRAS ETC QUE SON BANCADOS Y CUIDADOS POR OTROS DELINCUENTES QUE SON POLITICOS Y DIRIGENTES UNA ÑAO SIN FUTBOL A VER COMO SE MANTIENE ESTOS MALNACIDOS....

    ResponderEliminar
  5. La idiotes del fútbol enfermo en nuestro país no tiene límites. Yo también lo viví de cerca, pero por suerte la alegría de terminar mi primer 42k me lo hace dejar de lado. Es la segunda vez que corro una carrera por el parque Independencia y es la segunda vez que hay problema con la barra de NOB. La primera vez hace unos años me toco ver como le tiraban un botellazo a un corredor porque en el brazo tenía tatuado el escudo de Central. Una locura sin fin.

    ResponderEliminar
  6. No sé si la raiz del problema es el fútbol, que también es un deporte... hay quienes lo pudren, lo embarran.

    ResponderEliminar
  7. Por eso puse del fútbol de nuestro país, en otros lugares no pasa. Con el aval de los dirigentes, las hinchadas se llenaron de delincuentes que usan la pasión para liberar su violencia. En casi ningún otro deporte pasa lo mismo.

    ResponderEliminar
  8. Es cierto, Cristian... tristemente cierto.

    ResponderEliminar
  9. Impecable la nota. Lamentable lo que pasó.
    Lo comparto. Gracias, Lucho!

    ResponderEliminar
  10. Vi el inicio de los incidentes apenas 40 mts detrás mío. También pude oir los disparos (acabo de leer en tu nota que eran efectuados por la policia) pero en el momento no lo sabía y me preocupó la seguridad de los colegas corredores que vendían unas cuadras detrás.
    Si bien, no conozco la realidad de lo que pasa en tras bastidores en el futbol de tu país, la puedo imaginar, es lo que ocurre con las barras de todos los equipos de futbol del mundo.
    Por eso quiero rescatar el esfuerzo de los miles que compartimos una sana PASION por el deporte, bien entendido, sin VIOLENCIA, que somos más sin dudas, muchos más que los violentos que se adueñan de nuestros deportes y nuestros espacios públicos.
    Felicitaciones por tus palabras y por tu blog.
    Saludos desde Uruguay !!!

    ResponderEliminar
  11. Un abrazo, charrúa. Gracias por detenerte a leer y a compartir tu reflexión.

    ResponderEliminar
  12. Yo pase entre corridas de los hinchas tirando piedras a la policía y se escondían entre los q corríamos. La policía disparando balas de goma las q repiqueteaban al rededor. Hubo que cambiar el recorrido por la mitad de un parque alterando algo el circuito pero a pesar de lo lamentable de todo el cuadro, seguimos corriendo, no pudieron detenernos y en lo personal estaba tan concentrado q lo vi como de lejos a pesar de la cercanía...

    ResponderEliminar