jueves, 26 de septiembre de 2013

Por qué corro: "Elias, el que corre a la par"


Abrimos esta sección que ES TUYA.

Se llama POR QUÉ CORRO. Abrimos el espacio para que nos cuentes a todos qué es correr para vos.
Qué significa, qué encontrás en hacerlo. Qué le da a tu vida el acto de correr. 

Escribinos, contanos, lo que sea y como sea, a corazón abierto.

luchorunner@gmail.com




"ELÍAS; el que corre a la par"





Yo tenia 13 años, cuando me preguntaban “Y, Elías... ¿No te gustaría salir a correr?”, a lo que yo respondía 

“¿Correr!?... ¿Para qué?!”. 

Yo, que en ese momento jugaba al rugby en SITAS (un club en El Palomar), y no pensaba ni se me cruzaba la idea de salir a correr solo por las calles, y en cierto punto, la idea me resultaba hasta tonta. 
Fue ahí, cuando comenzó el “trabajo fino” de mi hermana.

Flor, de apenas 11 años de edad, siempre amó correr, hiperactiva como ella sola, no podía quedarse quieta un segundo, entonces, cuando en casa ya nos volvía medio locos, se calzaba sus zapatillas y salía a “conversar con la calle” como diría ella.

Todos los días me invitaba a salir y correr, ella sabía que algún día le iba a decir que sí. 
Y ese día llegó.

Era Febrero del 2008, y yo estaba, sorpresivamente para mí, en la puerta de casa con Flor, a punto de salir a hacer eso que yo tantas veces había dicho que era “perder el tiempo”. 

Nos perdimos corriendo por alrededor de 25 minutos, (en los que decidimos parar porque yo tenía el corazón en la mano). Volvimos caminando a casa y yo decía “no puede ser que aguante tan poco, otro día corremos media hora”, y ahí empezó todo… 
Cuatro veces a la semana, los dos hermanos salíamos a correr para contarnos de nuestro día, de los chicos que a ella le gustaban, de las chicas que a mi me gustaban, de música, de videojuegos, de todo un poco. 
Así fue como esos 30 minutos de “perder el tiempo” se volvieron en la media hora más esperada de la semana. Así fue como yo conoció a mi hermana, y ella me conoció a mí.

Un día, mi hermana se enfermó, por lo que, en toda esa semana no pudo salir a correr. Yo, sin embargo, salía igual, corría más rápido que nunca y pedía en voz baja que se recupere pronto, que quería correr con ella. Fue la primera vez que hice 5 km, en casi 40 minutos.

Ella se recuperó, y nosotros seguimos corriendo durante todo el año. El 2009 lo habíamos planeado para correr más días, ese era nuestro objetivo, soñábamos con los 10K. 
Corríamos como locos, nos alimentábamos bien y descansábamos, esa era nuestra vida, disfrutábamos de correr juntos, nos sentíamos felices. Cuando hicimos por primera vez 8k recuerdo que tuvimos que parar de correr por unos días del dolor que teníamos, pero veíamos que cada día estábamos mas cerca del objetivo. 

Sin embargo, el 13 de Junio de ese año, cuando la acompañaba a la casa de una amiga, un vehículo se subió a la vereda y se la llevo de al lado mío. Ella tenía 13 años, nunca pudo correr 10K.
Hoy en día, hago los 10 kilometro en 36 minutos y todavía, cuando entreno, la siento correr conmigo. 

Corrí mis primeros 42K en Mar del Plata, sin nunca haberme preparado para tal distancia, y algo, no se bien qué, pero algo me dice que fue Flor, la que, cuando iba a abandonar me agarro de la mano, como cuando éramos chicos yo ya no podía correr más, y me llevo hasta la meta.

Miles de veces me dijeron “¿Por qué corres solo, no es aburrido?”, yo sonrió y digo “Ese es mi secreto, yo nunca corro solo”…


Hoy nos contó por qué corre:


Elías Gabriel Barro Mazitelli (Periodista deportivo en Radio 9 y Diario Deportivo Olé, profesor de Spinning)
Twitter: @eliasbarro






GRACIAS POR VENIR

TWITTER: @luchorunner


.


.

5 comentarios:

  1. Guaaaauuuu que historia!!!!
    Me hizo lagrimear como muchas de las que vamos conociendo en esta locura de correr.
    Hermosa tu historia Elias.

    ResponderEliminar
  2. Conmovedora la historia. Ojalá el final hubiera sido otro, pero que bueno que Elías nunca dejó de correr.

    ResponderEliminar
  3. Ayer lei tu historia y me emociono mucho, venia en el tren y me puso los ojos vidriosos, un aguante desde aca y tomando la frase de tu hermana a seguir "conversando con la calle"

    ResponderEliminar
  4. Increible historia. Me imagino lo orgullosa que debe estar tu hermana desde allá, de ese lugar donde están algunos de ntros seres queridos, te felicito y admiro por doblegar los dolores de la vida. Un abrazo y a seguir juntando km´s en esa mochila!.

    ResponderEliminar
  5. Que hermosa historia. Me ha conmovido hasta las lagrimas.

    ResponderEliminar